Una nota luctuosa

A todos los que pertenecemos a la Iglesia de Cristo en México por más de una década nos dirá mucho el nombre de Donna Lamb. Ella y Felipe Lamb llegaron a México y establecieron con la ayuda de Dios y de otros misioneros, la ICOC en México. Fue líder de sector mundial por algunos años y ahora tenemos que anunciar que ha pasado a engrosar las filas de los santos que esperan la llegada del día final, cuando resuciten para vida eterna. La noticia de su fallecimiento nos llega del blog de nuestro querido hermano Jaime de Anda de donde me permito publicar lo siguiente:

En un tiempo del año cuando muchos de nosotros celebraremos gozosas reuniones familiares, con gran tristeza que nos gustaría hacer del conocimiento de nuestros lectores que Donna Kay Wilson, conocida por muchos en América Latina como Donna Lamb, falleció este sábado 22 de diciembre en Chapel Hill, Tennessee, después de una prolongada batalla contra el cáncer. 

Donna Kay Wilson (1956-2007)

Donna y su esposo Phil Lamb dirigieron el equipo misionero que plantó la iglesia de Cristo en la ciudad de México en 1987. Por muchos años ellos supervisaron las Iglesias Internacionales de Cristo (ICOC) en América Latina y varias de las iglesias asociadas a la ICOC en Florida y el sur de los Estados Unidos. Ella renunció al ministerio cuando se le diagnosticó cáncer en los ovarios en 1998. Había vivido con su familia en Tennessee los últimos años. Aunque tristes por su partida, estamos confortados al saber que ella está ahora en un mejor lugar y con el Señor.

[...]

Donna ayudó a muchas mujeres para que se vovieran cristianas y entrenó a muchas de ellas como ministras de mujeres. Las iglesias en América Latina la recordarán siempre. [...]

¡Adiós, Donna Kay! Te veremos de nuevo algún día…

J De Anda

About these ads

3 comentarios en “Una nota luctuosa

  1. Jéssica Jamis Mori dijo:

    Expreso mis más profundas condolencias a la familia Lamb.
    Conocí personalmente a Donna, una gran amiga!
    Me presentó las Escrituras y me permitió vivir en su casa en México hace unos años.
    Me acompañó en un momento muy difícil en mi vida, nunca la olvidaré.
    Una mujer de Dios que se dejó usar tanto por El y en ella tenemos un gran ejemplo que podemos seguir.
    Doy gracias Dios por su vida, por esos tantos vasos con agua que me extendió cuando yo no tenía dirección, cuando estaba desesperada y siempre me mostró paciencia y amor. Gracias por todo lo que sembró en mi corazón.
    Ahora sabemos por la Palabra que hay esperanza para los que están en Cristo Jesús. Que si creemos en El, resucitaremos para estar para siempre con el Señor.
    Que nuestro Señor conforte y fortalezca a toda su hermosa familia.
    Les amo en Cristo Jesús,
    Jéssica Jamis de Schiantarelli

    Talara – Perú

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s