Category ICOC

Buenos pretextos

La sensación de estar en un lugar donde todos tienen caras felices y tú no es insoportable. “Quizá yo esté mal y ellos bien”.

Señales de iglesias espiritualmente abusivas

[Comparto el artículo que apareció en julio de 2014 en la revista electrónica, El Sembrador] La escritora Mary DeMuth escribió una lista muy interesante sobre iglesias espiritualmente abusadoras. En mi artículo pasado escribí sobre las sectas y considero que las sectas son abusivas por definición. Pero hay iglesias que, sin ser sectas, presentan síntomas muy parecidos. Cada […]

Preguntas sobre la iglesia IV

Una de las cosas que más me han preguntado es qué vamos a hacer ahora. ¡El primero en preguntar eso soy yo mismo! ¿Quieres que los miembros de tu antigua iglesia se vayan a la tuya? ¿Quieres dividir? Escribí una carta cuando salí. Nunca escribí que quiera que salgan y se vayan conmigo. Dejé claro […]

Preguntas sobre la iglesia III

Estas se relacionan a los líderes. Es, sin duda, el gran tema porque pasa por un aspecto emocional muy importante. Ahí tengo líderes que son (o fueron o dijeron ser) mis amigos. Se ha dicho que me hicieron algo feo. Pero no es verdad: jamás me pidieron dar masaje a los dedos de los pies […]

Preguntas sobre la iglesia II

Seguimos en la serie de preguntas y respuestas. Ahora quiero responder dos preguntas que me hacen sobre lo que me aportó la iglesia, sobre cómo ahora parezco un malagradecido que no quiere reconocer todo lo que se me dio. La segunda pregunta tiene que ver con la importancia de las reuniones cristianas y mi supuesto […]

Preguntas sobre la iglesia I

En las últimas semanas, hermanos de gran corazón y gran curiosidad me han hecho un montón de preguntas. Es mi deber servir a Dios y no a los hombres. Ese Dios me pide poner la otra mejilla y dar la capa si alguien, en pleito, me pide la túnica (Mateo 5:39ss). En el contexto semítico, […]

Carta abierta a la Iglesia de Cristo en México AR (ICMAR)

No estamos interesados en construir nuevas instituciones religiosas. Sólo queremos experimentar el amor de Dios, la libertad del Espíritu, la vivencia del Señor Jesús. No queremos imponer nuestras ideas a nadie. No nos interesa ser líderes, crear estructuras de dominación religiosa o dogmas bienintencionados. Queremos ser luz en el mundo y sabemos que llenar el estadio azteca no es ser luz de este mundo.