Dónde está oh muerte tu aguijón

1 Corintios 15:55-57

¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria? Ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y la potencia del pecado, la ley. Mas a Dios gracias, que nos da la victoria por el Señor nuestro Jesucristo.

Ateos y agnósticos lo deben reconocer: no hay salvación en este mundo. La ética más elevada, la más noble, toda es temporal y, por lo tanto, se derrumba ante la muerte. Por eso entre ateos la muerte es más “respetada” que Dios. Como un hecho palpable, la muerte representa la barrera infranqueable que ningún ser humano ha podido violar. Todos podemos ir de aquí a allá pero nadie lo hace de allá para acá. El más allá no es científicamente comprobable. Lo único comprobable es que el cuerpo humano se deshace, se corrompe; huesos y carne llenos de gusanos, olores nauseabundos, ahí termina la experiencia humana. Y, por lo tanto, ahí terminan las ideas de los más grandes pensadores de la humanidad.

El llanto de la muerte. El llanto que es egoísta. Lloramos porque ya no vamos a ver y sentir. Si vas a morir, ¿por qué llorar? Porque te gusta, porque aparece el egoísmo. En todo el proceso luctuoso hay ego. Yo, yo, yo: los “tanatólogos” tratan de paliar ese yo con el “otro”. Déjalo ir, tú no eres culpable, vive y deja vivir, frases para el yo. Si alguien murió, ¿por qué lo lloras? Lo mismo: soy yo quien ya no lo voy a ver, soy yo el que no va a gozar de esta persona. El egoísmo pulula en el ser humano. El orgullo es el cáncer del alma humana.

Aquí está la peculiaridad del cristiano: debe morir a sí mismo debe creer creer en un ser que ha trascendido la muerte. Las dos cosas a la vez, sin alguna de los dos no puedes llamarte seriamente cristiano. El misterio de la muerte se convierte en una promesa resplandeciente, la promesa de que hay algo después de morir y ese algo es mejor y diferente al hoy. La muerte ha sido vencida por Jesús. Él es el primero de todos. El cristiano sabe que Jesús abrió esa puerta para todos los que han decidido seguirlo. Con la muerte llega la santificación; es decir, la unión eterna con el Padre. Por eso, el cristiano puede decir, con Pablo: “para mí el morir es ganancia y el vivir es Cristo”.

Los dos requisitos:. “El vivir es Cristo”: aquí está la segunda parte del ser cristiano, la gran crítica de los creyentes en el progreso. ¿No que cada uno es el arquitecto de su propio destino? ¿De verdad? El cristiano responde con un enfático no. Ahora el sujeto está supeditado al Ser Supremo. ¿Es debilidad o fortaleza? ¿Qué se necesita tener más: una victoria de la humildad o una derrota del yo? Y en todo caso, ¿qué es más importante? Un orgulloso requiere de valor para renunciar a la guía propia. Ahora ya no vive por asuntos mundanos sino por un asunto superior que algunos llaman cielo. Vive en el planeta Tierra pero piensa en otro plano de la realidad. Caminamos abajo pero vemos hacia arriba. Y esto sólo si hacemos de Jesús nuestro Señor.

Así que el valor del cristiano ante la muerte proviene de esa creencia en que Jesús es el arma que da la victoria ante el aguijón. Creemos que hay algo más allá de los huesos o las cenizas. El Antiguo Testamento tiene toda la razón: polvo somos y en polvo nos convertiremos. Sí: el cuerpo humano, la carne está destinada a volver a la tierra. Pero el Espíritu tiene algo más grande que lo espera cuando se separa del cuerpo: Dios mismo. Así que podemos preguntarnos con Pablo: ¿dónde está tu aguijón?

Anuncios

12 comentarios

  1. discipulodejesus · · Responder

    Para apoyarte biblicamente:
    1 Corintios 15:53-55 “Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?”

  2. lo unico que queda por decir
    es que en una tumba vacía hay vida…
    El vive!!
    que bueno que yo lo sé.
    Amén

  3. Y EL PECADO · · Responder

    ES FORNICAR DERRAMANDO EL SEMEN,POR QUE EL SEMEN ES LA VIDA,Y LA VIDA ES EL CRISTO Y EL ESPIRITU SANTO,EL HOMBRE COMETIO EL PECADO ORIGINAL ATENTANDO CONTRA EL HIJO EL CRISTO,LA VIDAL,LA LUZ.

  4. el fornicar y derramar semen creo que son dos cosas distintas

  5. y cuando el hijo de el Hombre venga allara fe en la tierra?
    ay jerusalen que matas a tus profetas y apedreas a los que te son emviados …
    de cierto de cierto te digo no me veras …hasta que digas bendito el que viene en el nombre del señor
    osana y por haberce multiplicado la maldad la fe de muchos se enfriara y ojala seais frios o calientes
    porque alos tibios los vomitare apartaos de mi obradores de maldad porque nunca os conosi
    ypor ultimo sea tu hablar si si o no no solisitos en guardar la unidad del espiritu una fe un señor y un bautismo ……….lldm

  6. anonimo · · Responder

    el que comete pecado, tambien quebranta la ley.

  7. Siervo de Dios · · Responder

    Con Cristo somos mas que vencedores y ahora es cuando se debe ver si en verdad somos adoradores. Cristo vencio la muerte y nuestra esperanza esta puesta en El.

    Gloria sea al Padre.

  8. Carlos Quintero · · Responder

    La salvación es una invención del cristianismo, ya que si no crees en el cristo y no esperas una vida en el mas alla de que te sirve ser salvo???
    Si todo lo que tu crees termina con la muerte para que preocuparse por el mas alla???
    El miedo a la muerte es una noción creada por el cristianismo, ya que no representa un fin sino un medio, significa un pasaje, un instante, una pausa entre la vida terrenal y la divina.
    De ahi el terror a saber después de la muerte en que salon de clases habrás quedado para el resto de la eternidad, si con los angelitos y con las personas que amas o con los diablitos y con las personas que te detestan
    Es poco posible morir ateo y morir sin dolor, pero si es muy muy posible que los creyentes lloren y sufran con la idea de la muerte.

    ASI QUE: ese miedo a la muerte que tratas de negar y luego de maquillar, como si en la muerte o en su inminencia fuera una vergüenza sentirle, fue creado por hombres tan o aun mas tontos que tu.

    1. GRANDE ES TU IGNORANCIA, TAN GRANDE COMO TU ALTIVEZ.
      NO TEMAS, POR QUE EL TEMOR A NADA TE LLEVA. CREES HABERLO SUPERADO???
      PUES NO CREAS, SE NOTA QUE SOLAMENTE LO HAS SUMERGIDO EN LA ESTUPIDEZ DE TU RAZON
      PREOCÚPATE……………………………QUE HARÁS CON CRISTO???……………………..
      QUE HARÁS???………………………………….

      1. AL AMIGO CARLOS QUINTERO,,POR LA FORMA DE ESCRIBIR AUQUE NO LA DE PENSAR SE VE QUE HAS TIRADO MUCHAS PAGINAS HACIA LA IZQUIERDA TE DIRE UNA COSA LA GRAN MAYORIA DE LOS PENSADORES Y FILOSOFOS DE TODAS LAS EPOCAS QUE PENSABAN IGUAL QUE TU A, LA HORA DE LA MUERTE MORIAN Y MUEREN CLAMANDO EL PERDON DE DIOS

  9. 2 Corintios 5
    “que lo mortal se absorvido por la vida” Cristo es la vida.

  10. amen la victoria es de Dios.!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: