Justicia y saciedad

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados (Mateo 5:6)

La palabra griega que se usa en las famosas “bienaventuranzas” es μακάριος: la más grande felicidad, la más excelsa. Pareciera, sin embargo, que el Maestro nos está jugando una broma, nos está poniendo en dos extremos. “Son muy felices aquellos que tienen hambre y sed de justicia..”, ¿de verdad? ¿No es más bien un sentimiento de desesperanza lo que uno tiene cuando ve la injusticia en el mundo? ¿Esperar la “saciedad” (que parece vendrá de Dios mismo) en lugar de buscarla? Lo que es más: ¿qué es la “justicia” de la que habla Jesús? ¿Estará hablando en términos judiciales? La palabra en griego es δικαιοσύνη y en su origen se refiere a un veredicto judicial. Quizá si uno se convierte en justiciero social, por ejemplo, será muy feliz. Sin embargo, al rastrear el término en el Nuevo Testamento, el término parece estar relacionado a Dios. Jesús la usa de ambas formas, por ejemplo, en Juan 16:10-11, hace la diferencia entre la justicia y el juicio (κρίσις, bonita palabra que transliterada es… crisis). De esta manera, parece que esta bienaventuranza se refiere más a la de tipo espiritual. El Maestro nos está diciendo que si nosotros tenemos una necesidad irreprimible por estar justificados, es decir, por ser agradables a Dios, tendremos la felicidad máxima porque se nos dará eso. En otras palabras, nuestro Señor nos afirma que si uno quiere ser muy feliz, muy pleno, tiene que buscar la saciedad a esos agujeros existenciales única y exclusivamente en el Padre, en Dios. Por supuesto que el Maestro estuvo del lado del débil, del oprimido, del enfermo y aquejado. Los consoló. Los sanó. Los alimentó. Y les dijo que nada de eso era suficiente, la suficiencia estaría en la comunión íntima con el Padre. Puedo lanzarme a combatir el mal del mundo. Puedo ganar algunas batallas; pero mi salvación, mi redención no está ahí. Lo único que me debería saciar es la íntima comunión con el Padre. Seré μακάριος por tener una necesidad irrefrenable de δικαιοσύνη: el Padre me proveerá.

One comment

  1. isaac garcia · · Responder

    Nunca he estado más de acuerdo con usté Don Luiggi…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: