El buen religioso

¿Es lícito sanar en el día de reposo? (Mateo 12:10)

El Maestro fue criticado por sus faltas a la religión. La elite religiosa pone por encima de una necesidad básica, la regla religiosa. ¿Tiene hambre en sábado? Muy mal: debe “descansar”; debe cumplir con “la ley”. Jesús pregunta si sanar, si hacer el bien en el día de reposo estaba mal. La respuesta era evidente: para la religión sí. Me encantaría ponerme del lado del Maestro, pero me descubro como el fariseo religioso. “¿Es lícito pasar un tiempo en domingo a las 11 con mi familia?”. Mi respuesta era automática: ¡no! Mil veces no. Primero el reino, primero tus obligaciones con Dios y con tu verdadera familia, que es la que verás en tu reunión del domingo. No, definitivamente no era lícito sanar en el Shabat, Jesús. Si lo hacen una vez, les será sencillo hacerlo muchas veces. Yo solía presumir que en cinco años no había faltado ningún domingo a mi reunión. Y recuerdo gritar “¡amén!” cuando el predicador decía “jamás aconsejaré a nadie faltar a la reunión por ningún motivo”. No, Jesús, primero debo reunirme en tu iglesia y luego todo lo demás. Alguna vez que no pude ir el domingo a la reunión me sentí con remordimientos, incluso cuando no estaba haciendo nada “malo”. Mi mente me decía que sí, que lo malo estaba en no “alabar a Dios”, en no dar la ofrenda, en no estar ahí. ¡Que ridículo se me hace todo eso ahora! ¡Cuánta comodidad moral, ética y espiritual en esa dependencia enfermiza a mi “iglesia”! Me convertí en un gran hombre religioso y un incompetente ser espiritual. Tuve que releer el texto bíblico una y otra vez. Tuve que replantearme viejos paradigmas. Y tuve que preguntar a Dios dónde estaba mi error. Mi error estaba en confundir mi religión con Dios, en confundir al Maestro con los líderes, y a la espiritualidad con las reglas religiosas. Me ha costado mucho salir de ese círculo vicioso. En el camino me he encontrado a hermanos que no sólo hablan de libertad sino que la viven. Al principio me preguntaba: ¿cómo pueden faltar a sus deberes religiosos y transmitir tanta paz? Ellos me preguntaban: ¿cómo puedes ser tan cumplidor y estar tan ansioso, angustiado y lleno de culpas? Es que la adoración no es ir a cantar en una reunión. Tampoco es ir a evangelizar a los cristianos. Es vivir sumergido en el Espíritu y compartir con otros la alegría de que Dios quiere hablarte. Con timidez, pero hoy puedo responder al Maestro: sí es lícito sanar en Shabat.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: