No hay condena

…ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús (Romanos 8:1)

Uno de los clichés más repetidos entre los críticos del cristianismo es que el cristiano vive con un sentimiento de culpa permanente. Según este argumento, el cristiano vive todo el tiempo con la culpa de haber asesinado a Cristo. Una vez que se cree esto, afirman, las acciones serán motivadas por esa culpa. En esa vida, el cristiano se encuentra en un estado de permanente angustia. Quisiera decir que esto no es cierto. Pero la realidad es que en muchas sectas, la culpa es el arma de dominación favorita. Los predicadores y maestros de esos grupos quieren grabar con fuego la duda existencial del cristiano: ¿irás al cielo? ¿Estás seguro de tener y vivir “la sana doctrina”? “No olvides que tú mataste a Cristo”. El cristiano entonces vive una existencia miserable, de duda, culpa y dolor. El creyente así se vuelve esclavo de un sistema que le enseña que afuera todo es feo y malo. Estos sistemas condenan a una vida de dependencia en ellos mismos, no en Dios. Incluso cuestionan la validez del cristianismo de otras personas. No van a llamar “hermano” a nadie que no sea los que ellos mismos validan. “Para empezar, dicen, ¿eres realmente cristiano?; ¿tu cristianismo es verdadero?”. Ya desde ahí, uno tiene que pedir a Dios que tenga misericordia de las víctimas de estos sistemas.

Vamos a usar esa terminología. Un verdadero cristiano sabe que desde el mismísimo momento en que creyó y confesó a Jesús como su Señor y Salvador, desde ahí, no tiene ninguna condenación. Eso está escrito. La Biblia lo dice con todas sus palabras. Si usted duda de su salvación, en realidad está dudando de Jesús y si ese es el caso, mi recomendación es muy sencilla: ¡conozca a Cristo! Por supuesto que existen miles de personas que se congregan diariamente en todo el mundo. Hay grupos con motivos cristianos, con la máscara cristiana. Esos grupos creen poseer la verdad absoluta. Pero si ahí no le enseñan a ser libre, a crecer en su cercanía con Jesús, y, en suma, le dicen todos los días que si usted peca, si piensa mal, si no obedece, está “poniendo en riesgo su salvación”, y usted se lo cree, por más bautizos o ritos de iniciación que haya tenido, siento decirle que usted, en efecto, cree otra cosa, pero no el evangelio cristiano. Porque, hay que decirlo con claridad: la certeza de la salvación está en la certeza de estar en Cristo Jesús. Y esto es por fe (por creencia), no por ninguna otra cosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: