Religiosos

Los días guadalupanos, que en México son el 11 y 12 de diciembre, me conmueven mucho… tanto como cuando recuerdo esos días en que nos desvelábamos y no dormíamos por orar y leer la Biblia; cuando no comíamos porque era comprar la comida o dar la ofrenda; cuando nos subíamos a vender dulces porque iniciaríamos una “misión”; cuando los domingos nos levantábamos temprano para el pre pre pre servicio; o como cuando corríamos al Metro porque nos dejaba el último; o cuando hacíamos guardia cerca de la casa del hermano débil para cazarlo y decirle que si no iba era caída; o cuando a la hermana soltera se le decía que siguiera orando porque su pareja tenía que ser de la misma secta; o como cuando a nuestra familia le decíamos que nuestra verdadera familia eran los de la secta y no ellos…

La única diferencia es que nosotros presumíamos de hacerlo siempre, no una vez al año… eso y que nadie nos daba cafecito gratis en la calle (salvo el 11 de diciembre cuando sí nos daban porque caminábamos por las mismas calles que los guadalupanos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: